Jardín Arborem

Un árbol es la representación de la vida, y de lo fuerte que es la naturaleza. Es un ser que va a estar en la tierra por miles de años, llevando consigo nuestra historia y nuestro legado.

El Ginkgo Biloba, también llamado “El árbol de la vida”, es uno de los seres vivos más antiguos del planeta y considerado sagrado en muchas culturas. Al norte del predio se encuentra un sector emblemático para nuestro parque y toda nuestra región. Un espacio donde se materializa un nuevo comienzo dándole vida a un árbol de esta especie allí donde tu ser querido descansa.

Los visitantes van a ver el árbol crecer a lo largo de los años, y para asegurarnos que tenga un crecimiento sano, la parcela de Jardín Arborem tiene una superficie casi cuatro veces mayor a una parcela tradicional (Jardín Esencial, Noble o Celeste), y son individuales: Cuenta con espacio para albergar las cenizas de un ser querido.

Obtené tu parcela en Jardín Arborem en cuotas fijas y muy accesibles.

 
 
 

El Árbol de la vida

Queremos contarte un poco más acerca del árbol que elegimos: La especie que elegimos para que crezca en Jardín Arborem donde tu ser querido descansa es el Ginkgo Biloba, o también llamado “El árbol de la vida” o “El árbol de la sabiduría” en la cultura China. Este árbol es uno de los organismos vivos más antiguos del planeta, habita la tierra desde hace más de 150 millones de años, es decir que existe desde antes que los dinosaurios. Su ejemplar más longevo se encuentra en el templo Budista Gu Guanyin y tiene más de 1600 años. 

Es famoso por el carácter sagrado que muchas culturas le dieron, por sus propiedades medicinales, y por su fortaleza. Crece en todo tipo de climas y suelos, y posee mecanismos defensivos contra herbívoros y patógenos. 

El Ginkgo Biloba también fue fuente de inspiración a lo largo de la historia. Uno de los ejemplos más significativos es que en Japón fue “El árbol que sobrevivió a la bomba de Hiroshima”

El 6 de agosto de 1945 fue lanzada sobre Hiroshima la primera bomba atómica usada como arma de guerra. En el momento de la explosión la ciudad quedó destruida, pero al poco tiempo brotó un Ginkgo Biloba entre las ruinas de un antiguo templo budista. En la remodelación del edificio se mantuvo el árbol que pasó a ser un símbolo de renacimiento y veneración.

El Árbol de la vida

Queremos contarte un poco más acerca del árbol que elegimos: La especie que elegimos para que crezca en Jardín Arborem donde tu ser querido descansa es el Ginkgo Biloba, o también llamado “El árbol de la vida” o “El árbol de la sabiduría” en la cultura China. Este árbol es uno de los organismos vivos más antiguos del planeta, habita la tierra desde hace más de 150 millones de años, es decir que existe desde antes que los dinosaurios. Su ejemplar más longevo se encuentra en el templo Budista Gu Guanyin y tiene más de 1600 años. 

Es famoso por el carácter sagrado que muchas culturas le dieron, por sus propiedades medicinales, y por su fortaleza. Crece en todo tipo de climas y suelos, y posee mecanismos defensivos contra herbívoros y patógenos. 

El Ginkgo Biloba también fue fuente de inspiración a lo largo de la historia. Uno de los ejemplos más significativos es que en Japón fue “El árbol que sobrevivió a la bomba de Hiroshima”

El 6 de agosto de 1945 fue lanzada sobre Hiroshima la primera bomba atómica usada como arma de guerra. En el momento de la explosión la ciudad quedó destruida, pero al poco tiempo brotó un Ginkgo Biloba entre las ruinas de un antiguo templo budista. En la remodelación del edificio se mantuvo el árbol que pasó a ser un símbolo de renacimiento y veneración.

Contacto

Si querés recibir más información, conocer nuestros planes de financiación o coordinar una reunión, ingresá tus datos y nos contactamos con vos.